Tazacorte

Las calles de Tazacorte respiran aún la historia: viejas edificaciones se conservan entre modernos edificios; mansiones solariegas guardan celosamente el pasado no tan remoto en el que el comercio con los Países Bajos hicieron de La Palma reserva de célebres obras flamencas. Casonas solariegas de los siglos XVI y XVII que se mezclan con los museos del Plátano y del Mojo, y los Lavaderos.

El puerto era el segundo en importancia de la Isla después del capitalino. Durante el siglo XVI recalaban en su rada embarcaciones nacionales y extranjeras que exportaban azúcar, vino y otras producciones del país.

Tazacorte presenta temperaturas estables y uniformes durante todo el año, con un margen de medias de entre los 18 y los 24 grados; un cifra inusual de 3.500 horas de sol y de luz brillante anuales; unos 14 kilómetros cuadrados de territorio cuyo tono verde oscuro de sus cultivos de plataneras le confiere un aspecto de vergel.

Entre las celebraciones más relevantes del “París chiquito”, como se conoce cariñosamente a esta localidad, destaca la del 16 de julio, día en el que los marineros sacan en procesión a la Virgen del Carmen y a finales de septiembre, las fiestas en honor de San Miguel Arcángel, patrón de la Villa y Puerto de Tazacorte y de la Isla. Cada víspera de  las fiestas  las calles de Tazacorte se llenan de color con la llegada de Los Caballos Fufos, una tradición que ya ha sobrepasado los cien años.

 GALERÍA DE FOTOS

 

Share

Palabras Clave:


No comments yet.

Deja un comentario