San Andrés y Sauces

El actual municipio de San Andrés y Sauces ocupa la demarcación denominada por los aborígenes Adeyahamen cuyo significado es “debajo del agua”. La abundancia de este recurso, junto con la frondosa vegetación de la zona, entre otros muchos factores, posibilitó que en la citada demarcación hubiese importantes asentamientos de auaritas.

Hoy la Villa de San Andrés de este municipio está declarado oficialmente Bien de Interés Cultural en categoría de conjunto histórico. La Villa es el centro de la que fue una de las poblaciones más florecientes y ricas de la Isla, un núcleo comercial dedicado a la exportación de vino y azúcar de caña en los siglos XVI y XVII y que llegó a adquirir el título de “villa”a finales del siglo XVI. Esta intensa actividad mercantil atrajo a numerosos comerciantes portugueses, flamencos, catalanes y genoveses.

Fue el único pueblo de la Isla, junto a Santa Cruz de La Palma, que tuvo escribanos públicos. Asimismo, la primera escuela pública se crea en San Andrés por Real Provisión de la Audiencia de Canarias de 16 de febrero de 1805.

El caserío de San Andrés, próximo a la desembocadura del barranco de El Agua,  fue el primer asentamiento colonial de la comarca, un entorno entorno con calles adoquinadas, hermosas casonas de amplios ventanales, alagadas balconadas orientadas hacia el mar y exuberantes palmeras.

Cuenta con una de las primeras iglesias construidas en la Isla, en los primeros años del siglo XVI, declarada también Bien de Interés Cultural, en categoría de monumento, la parroquia de San Andrés Apostol, el escenario de una de las leyendas nacidas en la isla, que cuenta lo ocurrido a María Liberata de Guisla. En torno a la cual se construyeron las casas de las familias más pudientes y que en algún caso aún conservan los escudos heráldicos en sus fachadas, construcciones pertenecientes a la arquitectura tradicional y popular canaria, son de las mas antiguas de la isla.

Otras construcciones con especial valor histórico y cultural son la Capilla de El Pilar, la Ermita de San Sebastián, el cementerio antiguo y el Calvario, y fuera del casco, el horno de cal, el puerto de El Guindaste y los restos del antiguo Convento Franciscano de Nuestra Señora de la Piedad.

Poco a poco, la Villa de San Andrés irá perdiendo importancia, creciendo y desarrollándose paulatinamente Los Sauces, que con el paso del tiempo se convertirá en el principal núcleo del municipio y en su capital donde se concentrarán, como sucede en la actualidad, la mayor parte de los servicios y la actividad comercial.

San Andrés y Sauces también contó tempranamente con un Teatro-Cine y con algunas sociedades culturales. Destacó un foráneo con un amplio bagaje cultural que acabó integrándose en el municipio como un saucero más: Don Manuel Guardia Roldán. Su destacable labor en y por el municipio ha tenido su reflejo en la Casa de la Cultura bautizada con su nombre.

El valor paisajístico y productivo de la zona agrícola es elevado, principalmente en el caso de los cultivos de plátanos y las frondosas ñameras que también crecen en tierras sauceras.

Los profundos cortes de los barrancos sobre los permeables materiales superficiales han alcanzado en algunos lugares las capas freáticas profundas, lo que da lugar a la aparición de los manantiales de Marcos y Cordero, en el alusivo barranco del Agua, además de la existencia de numerosas fuentes y minaderos repartidos prácticamente por todo el municipio.

Las piscinas naturales de El Charco Azul son uno de los más importantes enclaves de ocio y esparcimiento dentro del municipio y la propia isla de La Palma. Se trata de un conjunto de piscinas de agua marina, una piscina infantil, la piscina de El Charco en la que se incluye una cascada, y una piscina conocía como El Charco de Las Damas. En 2012, que bajo su reapertura, fueron declaradas como una de las 10 mejores piscinas naturales de España. Han conseguido el Premio Ecoplayas en más de una ocasión.

En este enlace al blog “La Palma Isla adentro” podrás leer otras curiosidades sobre el municipio, como un viaje que realizó en 1883 la escritora Olivia Stone a Las Canarias, y en el que visitó el municipio.

 GALERÍA DE FOTOS

Share

Palabras Clave:


No comments yet.

Deja un comentario