Barlovento

Situado al noreste de la Isla, se extiende de mar a cumbre sobre una superficie de 43 km. cuadrados. Los límites con los vecinos municipios San Andrés y Sauces y Garafía.

El municipio de Barlovento, el cantón de “Tagaragrepara los benaoharitas, primeros habitantes de La Palma, fue el primer núcleo habitado por los colonos castellanos que se asentaron en La Palma. Se cuenta que el pueblo surgió en torno a un cruce de caminos; en este punto de encuentro los campesinos que llevaban sus productos hacia los asentamientos más poblados descansaban, dialogaban y llegaban a acuerdos comerciales practicando el trueque (intercambio) de mercancías.

A través del Puerto de Talavera, Barlovento se incorporó al comercio triangular característico de las islas tras la colonización. El fin del ciclo azucarero, a finales del XVI y el XVII marca el inicio de la sustitución de los cañaverales por los viñedos, convirtiendo al vino en el principal producto de la economía exportadora. Con la aplicación de lo establecido en la Constitución aprobada por las Cortes de Cádiz, en 1812, Barlovento tuvo Ayuntamiento propio. En estos momentos la actividad agrícola del lugar se centra en el cereal y la papa, mencionándose también el lino ligado a una cierta actividad artesanal textil, tejiéndose también lana y seda. La única “industria” era la de la fabricación del aguardiente que se embarcaba hacia América.

Entre 1835 y 1857 el municipio perdió más de un cuarto de su población debido a la emigración. Se produce hacia 1920 el regreso de los emigrantes. Estas gentes, de espíritu emprendedor, cambiaron el panorama económico; se abrieron carreteras que rompían con el aislamiento y numerosas galerías alumbraron las aguas que llevaron a la agricultura de regadío a ocupar un lugar relevante. Las plantaciones de plátanos, papas, aguacates, cítricos… constituyen la base de la economía local.

El alma y la memoria popular laten entre el gremio artesano que con acierto ha sabido siempre aprovechar lo que el medio le ofrecía. En este territorio de rojas tierras existe el topónimo de las mimbreras; sin duda, las labores del mimbre toman particular protagonismo en Barlovento. En las zonas húmedas, entre el monte verde, crecen las mimbreras y sus finas ramas, de color oscuro, se transforman con maña en ceretas, canastas, costureros o robustos cestos para cargar estiércol. Esta, unida a la cestería de hoja de drago y de colmo se hacían necesarias para los trabajos del campo. Minuciosos bordados, labores de ganchillo y macramé, cerámica, trabajos en madera, creaciones sobre papel, de tradición venezolana, y una variada gama de productos son expuestos y se pueden adquirir en el Centro de Artesanía de Las Mimbreras, un pequeño recinto en La Laguna de Barlovento.

No debes dejar de visitar las piscinas naturales de La Fajana. 

Su celebración más destacada son las Fiestas Patronales de Ntra. Señora del Rosario. Aunque el 7 de Octubre se celebra la honomástica, el programa de actividades se traslada a Julio- Agosto.  Los años terminados en 0, 3, 5 y 8 dentro del programa de festejos tiene lugar la Batalla de Lepantoun simulacro de una batalla entre moros y cristianos.

FOTOS – BARLOVENTO:

 

Share

Palabras Clave:


No comments yet.

Deja un comentario